L’APPARTEMENT DE LOLA.

2.1-DISTRIBUCIONL’APPARTEMENT DE LOLA.

 

Lola es una damisela que tiene un piso, appartement en francés, en el Ensanche de Valencia, L’eixample. Bueno más bien lo tenía, se lo hemos derribado; ahora tiene un solar. Éste es el piso que tenía.

PLANTA-ESTADO-ACTUAL-1-WEB

Cuatro habitaciones, sala, cocina, baño y aseo y una soleada terraza-balcón, volcada a un enorme patio manzana, escenario que inevitablemente nos trae la evocación de la Ventana Indiscreta de Hitchcock y James Stewart.

Así se lo hemos dejado.

SOLAR

Los días previos, previéndolo, andaba penando cual espectro.

LOLA-WALKING-2

 Para evitar depresiones, procedimos, rapidamente, a instalarle ventanas.

VENTANAS-LOLAChanzas aparte, la vivienda original, siendo digna, intentaba cumplir las aspiraciones de las familias de los años 70-80, predispuestas a acoger cuantos hijos trajera un matrimonio venturoso.

La excesiva compartimentación ya no es tendencia, aunque todavía resista la idea de que una vivienda con muchas habitaciones tiene mejor venta que una con pocas.

Se ha pretendido ajustar el diseño al programa de necesidades de la clienta, a partir de ahora: la Dama, circunstancia que se ha conseguido con satisfacción por ambas partes: la Dama y el Diseñador, tras no pocas reuniones en que el germen inicial, la idea, cual lucecita tibia, trémula y tímida, fue desarrollándose hasta el diseño final, que no fue el último; sí en esencia, pero con añadido de matices. Se trata, en efecto de un diseño personalizado, pero abierto a satisfacer a no pocas individualidades diferentes, cuyo denominador común sería, nos atrevemos a decir, que, huyendo de la estridencia y de la ultramodernidad, no se conforman con soluciones convencionales. Mucho más explícito que el párrafo anterior, resulta el plano de planta.

PLANTA-DISTRIBUCION-WEB

El lujo, que, según una revisión del concepto, nada tiene que ver con el gasto desmedido, trata de halagar los sentidos; así en materia de vivienda, el lujo es el espacio.

LOLA-VIVIENDA-WEB

Con esta máxima, verdadero horizonte de nuestro proyecto, demolimos toda lo susceptible de ser demolido, dejando, eso sí la envolvente y aún ésta la hemos mejorado trasdosando, y aislando los puntos débiles. La libertad compositiva que da empezar de cero, tiene, sin embargo, el condicionante de usar los puntos de vertido, esto es: las bajantes y el mantenimiento de los huecos en fachada. El resto fue libertad compositiva… consensuada… Realmente, si algún mérito hemos aportado, es la de captar los deseos de la Dama. Es su proyecto.

Manuel Geómetra.

Continúa en: L’appartement de Lola-II

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>