SOFA GIN

SOFA-GIN-9-WEB            SOFA GIN

      Desde el Banco Lambda contemplo el Sofá Gin. Éste nació, como concepto, mucho después que aquél, aunque fue ejecutado de inmediato tras el primero.

      Se forjó como alternativa a una moda, un tanto cargante, la del concepto “Chill Out”, esa que nos ha invadido.

     Todo hotel que se precie ha de ofertar una terraza Chill Out. En ocasiones, a falta de otro espacio, se habilita la azotea del edificio. Los resultados de esta adaptación a la estética mencionada, a menudo, son tan desafortunados como el resultado de los “mercaderes” que disfrazándose de cualquier cosa creen estar ungidos del derecho de apelar “medievales” a los mercadillos populares.

   SOFA-PALET-1-WEB  Lo último, dentro de esta tendencia, ha sido el sofá de palets. Sí, han leído bien; se toma un palet de obra, se limpia más o menos, se lija someramente y se le pinta; color al gusto. Ya tenemos la base; se le añaden unas patas, de venta en cualquier centro de bricolaje… Se le viste finalmente con unos cojines, casi colchonetas; uno para el asiento y otro para el respaldo. Si va adosado a una pared, ésta hace de soporte rígido para el cojín del respaldo.

     Sale razonablemente barato, siempre y cuando se acierte con los almohadones y fundas. Aquí la gama de precios es muy amplia.

     El mercado, a veces, corre parejo a las tendencias y algunas empresas se han especializado en proveer almohadones para estos fines. Si el diseñador no se aparta de los estándares de las medidas, sale bastante asequible.

    SOFA-PALET-2-WEB El resultado es bastante aparente, dando como resultado una litera de exterior, estilo mixto chill out-rústico, si tal apelativo es posible. Mas no deja de ser un palet vestido.

       Como inspiración remota, nos pareció adecuada y, lápiz en mano, nos pusimos a abocetar.

SOFA-GIN-1-WEB

   Quisimos aprovechar las medidas estándares de fabricación de los mentados almohadones, esto es: 1.20 x 0.80 x 0.10 para los asientos y cuñas (de sección trapezoidal) de 1.20 x 0.40 x 0.20/0.15 para los respaldos. Quisimos hacer un mueble único que recogiera dos módulos de estas medidas, esto es; una litera de 2.40 x 0.80. Bajo el sistema palet hubiéramos utilizado dos de ellos.

SOFA-GIN-2-WEB

     Siendo que queríamos hacer una reinterpretación del sofá palet , a mejor, nos impusimos que el precio de los materiales a utilizar fuera económico. Los tiempos actuales, bien singuliers cantaba Brassens, dan pie a la perversión de que el hágaselo

SOFA-GIN-3-WEB

usted mismo, resulte, tan solo en materiales, sin contar el trabajo personal, más caro que comprar un mueble acabado y con cierto diseño en la factoría de las cuatro letras, ponemos por caso.

      Un prisma de madera, puede adoptar distintas designaciones, por ejemplo listón. Bien cepillado , está listo para ser trabajado, a falta de la protección y acabado finales. Como este relato no está enfocado a especialistas, convendrá aclarar que cuando la pieza de madera, de análogas características, está pensada para ser enterrada, o bien en contacto con el suelo para recibir un entarimado de madera, recibe el nombre de rastrel. Esto es una generalización, pero puede valer como aproximación. El rastrel no suele servirse cepillado y el mecanizado de la pieza, con frecuencia, no es perfecto. Es más barata, bastante más.

    SOFA-GIN-CONSTRUCCION Cubicamos la madera necesaria, para acometer el proyecto y tras calcular precios nos decantamos por los rastreles. El inconveniente es que una pieza concebida para no ser vista, si se la quiere hacer visible y aparente, requiere de unos trabajos previos nada desdeñables. Considerando que el mercado, ahora el laboral, tiende a someter a todas sus criaturas hacia el trabajo gratuito o a cambio de la merienda, decidimos trabajar gratis, pero para nosotros. Hubo sesiones importantes de lija que hacer, amén de estudiar el despiece para evitar las partes retorcidas, incluso enderezar alguna pieza.

  SOFA-GIN-5-WEB   Para la estructura principal, esto es la bañera o marco de la base, optamos, entre la oferta, por una escuadría nominal de 45 x 90mm. Para la estructura auxiliar: 30 x 50. También recuperamos unos listones de una vieja estantería para el acabado de una suerte de “somier de lamas.”

    SOFA-GIN-4-WEB El modelo final, que consideramos un prototipo, nos gusta definirlo como una evolución del sofá-palet  hacia la Chaise Longue. No es una evolución en el tiempo, pues la Chaise Longue, seguramente, se deriva de las literas egipcias, pero sí hemos querido y quizás conseguido, apartarnos de otra perversión muy en boga, esto es: la Deconstrucción.

    SOFA-GIN-7-WEBSOFA-GIN-ENTRAMADO

SOFA-GIN-8-WEBSOFA-GIN-ACABADO     Sentados sobre el prototipo, en el momento final en que las últimas letras de este artículo, de la estilográfica al papel saltan, abrimos un agua tónica y vertemos sobre el destilado que cubre la piedra de hielo y del limón se perfuma. El jovencito, el prototipo, el Sofá Gin ya tiene apellido: Tónic.

     Manuel Geómetra.

 

Pd.  Para comprender el primer párrafo, en el que se habla del Banco Lambda, recomendamos leer el artículo de dicho nombre. Aparecerá en  pantalla a continuación del que amablemente acaba de leer.

BANCO LAMBDA

       BANCO LAMBDA.

    BANCO-DE-JARDIN-LAMBDA-LAMBDA Un banco para uno mismo. Un proyecto personal, íntimo; no para la galería. El germen de esa idea nació años ha, cuando tras una reforma sobraron unos metros de pletina de 100 x 6 milímetros. Pero no había prisa. Toda idea pospuesta parece condenada al olvido, cuando la emergencia de lo inmediato parece arrinconarla más y más. Un silogismo, cuya autoría desconocemos, proclama que lo urgente nos aparta de lo importante. Pero cuando la idea latente es fuerte y el individuo que la engendró, constante, aquélla quema en el interior y pugna por salir, emerger, materializarse.

     Aquellos metros de pletina fueron empleados para otro proyecto y ese fue el desencadenante. A menudo, la pérdida de lo que nunca se tuvo, en lo material, pero sí en el plano de las ideas se sufre más.

 MADERA-HAYA     También contaba con tablones que se fueron desmembrando de un soberbio tablero de haya desvencijado por la intemperie. Cuatro centímetros de espesor. ¡Contundente! Desde que la madera saliera de su hayedo natal por la fuerza del hacha machadiana, hasta lucir expuesta de nuevo a la intemperie de un jardín asilvestrado, había recorrido un amplio periplo.

    PERFILES  Las manos laboriosas del carpintero, tras salir del aserradero, ensamblaron sus tablones hasta formar un robusto tablero que fue dispuesto sobre una poderosa estructura metálica, hasta confeccionar una mesa para uso escolar en taller de tecnología.

     Algún biempensante, éstos son siempre los más peligrosos, decidió camuflar la belleza de su veta bajo una capa de pintura gris, plomiza y anodina. Luego sufrió el maltrato de los “delicados” escolares que lo aguijonearon con puntas sin cabeza, sepultando su acero entre sus carnes duras.

    BANCO-DE-JARDIN-PARALELISMO Fue rescatado, in extremis, de la piqueta y de la escombrera ante una inminente remodelación del centro escolar.

     Durante años, como un ejercicio de fondo, se la fue sometiendo a la acción de decapantes y abrasivos. Se le intentó extraer las puntas del acero impropio…

     Tras unas lluvias, expuesto el tablero sin protección, tras el secado, sus tablones se desencolaron y separaron unos de otros, buscando su estado primigenio. Como resultado obtuvimos, a partir del soberbio tablero,  hasta cuatro tablones de diferente dimensión.

     El más ancho se pensó para el asiento; uno de los más estrechos para el respaldo.

  BANCO-DE-JARDIN-LAMBDA-VISTA-1  Se recuperó, por tanto, la idea del banco. Se compró una nueva barra de pletina de 100 x 6 milímetros (se sirven en longitudes de 6 metros).

   BANCO-DE-JARDIN-LAMBDA-VISTA-2 Se recuperaron los diseños antiguos y se fueron modificando hasta dar con el proyecto final; que, como no podía ser de otra manera, durante la ejecución, sufrió ligeras modificaciones.

   BANCO-DE-JARDIN-LAMBDA-VISTA-3 Nunca se tuvo en mente la idea de la letra griega. Siempre se trabajó, en su concepción, sobre una de sus costillas; la izquierda, así considerada desde la óptica del usuario. Al ejecutar la derecha, es decir la simétrica de la anterior, su creador exclamó: ¡Parece una lambda; es una lambda!

    BANCO-JARDIN-OBRA-Y-AUTOR El banco ya tiene nombre.

     Manuel Geómetra

La Chaise Longue

La Chaise Longue

No es una investigación muy rigurosa pero casi todo indica que el antecedente remoto de la chaise longue lo constituyen las llamadas camas de día de los antiguos romanos sobre las que tendidos se abandonaban a sus libaciones, comidas pantagruélicas y orgias desmedidas. Literalmente significa silla larga, por lo que bajo esta acepción se engloba un buen número de mobiliario tanto de exterior como de interior. Cuando es utilizada en francés por los franceses, paradójicamente pierde parte de su glamour  atribuido pues evoca entre otras especies las tumbonas de cubierta de los transatlánticos, y mobiliario de playa de anatomía similar.

Pero este renacimiento de la chaise longue seguramente en el siglo XIX, siglo de las grandes expediciones, viajes de millonarios ociosos y descubrimientos arqueológicos no toma su actual dimensión sino a partir del diseño de Le Corbusier. Tras él Mies Van de Rohe, Ghery y algunos más han dado su personal visión del mueble.

Un buen día teniendo un hermoso pero descuidado jardín que decorar, sin un solo banco ni lugar do apoyar la grupa, hicimos nuestro propio diseño, sin inspirarnos en los maestros citados, que sus acólitos nos perdonen, y evocando muy ligeramente, casi de soslayo las camas de día de los  y las bacantes, no nos inspiró sin embargo su uso. La inspiración funcional más que formal nos viene sin embargo de un cuplé y de una copla. El cuplé en cuestión es en origen un tango de 1922 Fumando espero, música de Juan Viladomal y letra de Félix Garzo pero adaptado a cuplé en los últimos años cincuenta para Sara Montiel quien nos susurraba más que cantaba aquello de Tendida en la chaise longue, fumar y amar………

La copla si bien es anterior a nuestra aportación no la escuché sino después, por lo que y esto puede que no se entienda, la consideraremos post-obra. Pero escuchada después de ejecutada, parece como nos hubiéramos inspirado en ella. Esta copla en realidad tiene también forma de tango, aunque el título es El último bolero, y en él Carlos Cano, con su propia voz nos canta aquello de: Soy un amante que pasó de moda, un seductor de la chaise longue………..

Para ilustrar este galimatías, valgan las imágenes que siguen.

 

Manuel Geómetra

LA-CHAISE-LONGUE-webCONJUNTO-CHAISE-1-WEBCONJUNTO-CHAISE-22-WEBCH-L-Y-1111-WEB

CH-L-Y-22-WEB

 

CH-L-7-WEBCH-L-8-WEB